Editorial 118 Agt. 2014

Problemática de Caprecom

Bogotá, 7 de julio de 2014

Presidente de la República,

 

Ministro de Hacienda y Crédito Público,

Ministro de Trabajo y la Seguridad Social,

Ministro de Salud.

 

La Ciudad.

Asunto: Solicitud intervención problemática Caprecom ante liquidación.

Gloria Elena Quiceno Acevedo, representante legal de la Unión Nacional de Pensionados de Colombia (Upeco), respetuosamente me dirijo a ustedes para plantear el problema que enfrentamos los pensionados de Telecom

y las Teleasociadas ante la prórroga que ya se torna indefinida del paso de Caprecom a la UGPP y el pago de las mesadas a través del Fopep. Necesitamos que de manera inmediata se busquen las soluciones pertinentes a fin de evitarnos más perjuicios como pensionados y como organizaciones gremiales:

1. Por las expectativas del paso señalado, en los meses de enero, febrero y marzo Caprecom no visó libranzas de préstamos y tampoco aceptó nuevos descuentos de afilia- dos, entendemos que con el objetivo de no entorpecer el proceso de traslado a la UGPP y Fopep. Pero en marzo se decretó una prórroga y en los meses de junio y julio se repite la imposibilidad de aceptar libranzas. Después de tener la certidumbre de que el primero de septiembre ya los pensionados recibiríamos del Fopep nuestras mesadas, ahora nos enteramos de que existe la posibilidad de que se decrete otra prórroga de la liquidación y nos veamos abocados de nuevo a la imposibilidad de tramitar algún descuento, en forma tal que no podemos gestionar préstamos por libranza o afiliación, ya que sólo cuando se pueda aportar el desprendible de pago se pueden igualmente tramitar descuentos.

 

La anterior situación ha creado una gran inestabilidad ante el inconveniente de resolver las necesidades de los pensiona- dos, quienes en gran cantidad han tenido que acudir a la modalidad de préstamos gota a gota de financiación. En forma adicional, con el cierre de descuentos para nuevos afiliados a las organizaciones, en la práctica se esté violando el derecho a la libre asociación, ya que no se permiten descuentos por li- branza.

 

2. Dada la situación de Caprecom, conocida por todos, del embargo a las cuentas, esta caja se vio en la necesidad de pagar las mesadas por medio del Banco Agrario (alrededor de 9.000 pensionados), lo que incuestionablemente origina una situación insostenible. Veamos:

 

–En la ciudad de Bogotá, el Banco Agrario realiza el pago exclusivamente en la sucursal de Chapinero, donde también se les paga a Familias en Acción, situación que se repite en to- do el país.

–De los cajeros con que cuenta la sucursal asignada en Bogotá, cinco son únicamente para Familias en Acción y uno o máximo dos para el pago a pensionados, así como en el resto del país, principalmente en las capitales de departamento.

–Por esa concentración de los pagos a los pensionados de Caprecom, se crean largas filas. Si tomamos en cuenta a los compañeros de avanzada edad, la situación se torna violatoria de toda consideración hacia la gente mayor.

–Esa concurrencia simultánea de Familias en Acción y pensionados de Caprecom desemboca en situaciones de orden público, por lo cual nos vemos sometidos a la intervención de la Policía, cuyos agentes obran con desconocimiento absoluto de que los involucrados somos pensionados y no delincuentes.

–En este sentido, con frecuencia se llama al Smad para que controle la situación, con todo lo que esto implica.

 

De verdad que, por las razones enumeradas, aplazar una vez más la liquidación de Caprecom como pagadora de nuestras pensiones se con- vierte en un foco de injusticia para con los representados, entre quienes nos encontramos los directivos mismos de las organizaciones pensionales.

 

Por las razones expuestas y por el posible aplazamiento de la fecha del paso de Caprecom a la UGPP y el pago de las mesadas a través del Fopep, les solicitamos lo siguiente:

 

1. Si es inevitable prorrogar una vez más la liquidación de Caprecom, ampliar el término lo necesario, de manera que ni los pensionados ni las asociaciones se perjudiquen, como sucede en estos momentos, y no hacerlo por períodos cortos, lo cual significa institucionalizar una situación de parálisis de la gestión de la caja pagadora.

2. Intervenir ante el juzgado de Barranquilla para que se levante el embargo a Caprecom, puesto que los dineros implicados tienen como destino el cubrimiento del pago de pensiones, que son inembargables colectivamente, hecho que vemos con asombro. Según algunas versiones de prensa, el juez que embargó a Caprecom está detenido por la irregularidad señalada. De ser exitosa esta intervención, se resolvería el pago, a fin de que no continuemos sometidos a las limitaciones ya señaladas del Banco Agrario sino que dispongamos del medio que por años hemos tenido, es decir, el Banco Popular.

3. Si la anterior solución no es posible, conseguir que el Banco Agrario pague las mesadas a través de todas las sucursales en las ciudades que lo ameriten, disponer de varios cajeros para el pago de las mismas y por último impartir las instrucciones indispensables para que las autoridades nos otorguen un trato digno.

 

Cordialmente,

 

Gloria Elena Quiceno Acevedo

Representante Legal

Presidenta